La energía fotovoltaica es ilimitada, segura, silenciosa y limpia por lo que se ha convertido en una de las grandes apuestas energéticas de muchos países.

Las principales aplicaciones de la energia solar fotovoltaica pueden clasificarse en:

Las instalaciones aisladas producen electricidad en zonas rurales, agrícolas y bombeos de riegos.

Las instalaciones conectadas a la red pública mandan la corriente producida por la energía solar al siguiente punto de necesidad.